Nonpalidece en Carpa Astros

Para escuchar el reggae de Nonpalidece no se necesita mucho. Basta la inspiración, un espíritu rítmico e imaginación; lo demás viene sólo: La Sonrisa, un Nuevo Día, una Flor, un Resplandor, un Sueño, una Revolución. Canciones que iluminaron los rostros de los niños, de hombres y mujeres, todos Activistas de la Paz.

Tampoco “Nonpa” necesita mucho para tocar su ritmo traído desde Tigre, esa región bonaerense que los vio nacer hace ya 20 años. La noche del domingo fue una fiesta de hermandad y un remanso de paz con menos de 500 personas en la Carpa Astros, al sur de la Ciudad de México.

Los pies se despegaron del suelo al sonar Revolución. En el aire, el reggae y sus colores convertidos en globos verdes, amarillos y rojos danzaban de una lado a otro en ese pequeño universo pero tan profundo como la esencia del reggae con su misticismo y su mensaje.

Y el mensaje fue del veterano, fundador y voz de Nonpalidece Néstor Ramljak quien soltó: “En el barrio siempre debe sonar reggae, porque el reggae es paz y la paz lo es todo. Díganle a sus vecinos que vinieron a ver a Nonpa, háblenles de esta música, de lo bien que se pueden llegar a sentir”.

En la alineación de los argentinos se nota el bienestar y la armonía en cada una de sus canciones. El Néstor con sus imponentes dreadlocks conectando la vibra con la poesía; los coros Anabella y Gabriela adornando el mensaje; mientras que los metales sonando fuertes e imponentes; y esas percusiones, el toque fino en cada rola. Atrás, en el fondo del escenario el tradicional teclado de Martín Mortola marcando la pauta del reggae.

porque el reggae es paz y la paz lo es todo…

 

Entonces llegó el momento en que todos cantaron el coro “¡Daaale, daaale Nonpaaa! ¡Dale dale, dale Nonpaaaa!” Coros que erizan la piel y acompañan a esa melodía de “La Flor”. Esa canción que cuenta la historia de un chico tímido que se arma de coraje una mañana lluviosa y por fin se decide ir en su bicicleta a buscar a ese amor, a esa flor, la más linda de su jardín.

Parecía que Nonpalidece tocaba en el imponente Luna Park de Buenos Aires ante sus más fieles seguidores como en ese homenaje a Bob Marley en aquel 2011. Pero no. Estaban ante los chilangos quienes se dieron tiempo de entonar las tradicionales Mañanitas para una integrante del equipo “Nonpa” a petición de Néstor Ramljak. Los silbidos de impaciencia por la demora de Nonpalidece para subir al escenario se habían olvidado. Se dibujaron puras sonrisas.

Así es la música y el Reggae en el Universo traído desde el Hemisferio Sur a estas tierras raztecas llenas de vida y tradición. Un reencuentro de culturas y mensajes que van de lo social y político al cuidado de la madre naturaleza, la introspección, así como la meditación de la mano de “Nonpa”, quienes continuarán su gira en Río de Janeiro, Brasil.

Mientras, en el aire sureño de la capital mexicana quedó la música, esa que cura todo estrés, que nos lleva a vernos por dentro y mirar de frente a los demás. Siempre, siempre con una sonrisa, con una esperanza. Así lo dicta Nonpalidece.

        “…Y dime ya, ya, ya, dime si no está bueno remontar,

            Dime ya, ya, ya dime que en lo alto se ve mucho más

                Dime si no está bueno despegar…”

NonpalideceCarpaAstros

Comparte

Juan Carlos Cruz

Apasionado de la música, sincopado por el reggae y reportero de profesión. Hecho en la FCPyS de la UNAM y forjado en la Revista Proceso.

Artículos Relacionados

POSTS

Síguenos